En este espacio cada estereotipo ciudadano tiene su lugar. No me voy a reír de ellos, sino con ellos y vos podes prestar tu risa

lunes, 27 de febrero de 2012

PARA EL PELADO NO HAY COMO LA VIEJA TECNOLOGÍA


                                                ¿Es compatible la tecnología con la calvicie?
 
Voy caminando y de pronto, una sensación subjetiva que no venía precedida de una impresión en mis sentidos (es decir, una alucinación), me sacó de golpe y me trajo a la realidad.
La Ramona.
Venía de frente a mí, la Ramona; ¡que pedazo de mujer! Creo que es la única persona a la que su nombre no le hace justicia; y sí, cuando pensás en el nombre, Ramona, te imaginás (yo por lo menos) a la portera de la primaria, bigotuda, mala onda y adulta mayor (no digamos vieja porque se nos enojan). Pero esta Ramona, la que venía caminando, es un bomboncito, una preciosura, algo fuera del planeta.
Es la novia de un amigo, un tipo de la generación tecnológica, no hay celular o computadora que él no tenga. José Mensaje, le decimos, porque no te habla si no es a través de un mensaje de texto, mensajería instantánea, redes sociales, chat, twitter, o emails. Yo con mi Nokia 1108 (el de la linternita) no puedo; pero él sí: tiene un Sony Ericsson Satio, que trae  pantalla táctil, de 3.5 pulgadas, formato 16:9, y con una resolución de 640 × 360 píxeles; equipado con sistema operativo Symbian y reproductor de música con integración Play Now, para poder tenerla online de la tienda; bluetooth con soporte de A2DP; conectividad HSDPA y  Wi-Fi, con salida de televisión, receptor GPS y una tarjeta de memoria de 8 GB. Como ven, es un buen celular. Pero no nos desviemos que estábamos en Ramona.
La cruzo y la saludo, ¡como andás Ramona!
Para el or…, me contesta. Tu amigo es un pel….(pongo los puntos suspensivos porque me resulta difícil que una mujer tan bella sea tan maleducada, pero estaba muy enojada con José Mensaje). ¿Qué pasó? (el dolobu es de mandarse macanas).
Se compró un auto. Me llama y me invita a cenar para festejar. Bueno –le digo yo- a él siempre le gustaron los autos, ¿qué se compró? Un Audi, bellísimo. Caja de transmisión manual con 5 velocidades, motor tipo en línea y una velocidad máxima de 180 km/h; aceleración 0-100 km/h en 11,7 segundos. Dirección asistida, mecanismo electrónico de bloqueo transversal; llantas de aluminio fundido; sensor de luz y lluvia. Trae airbags laterales delante y airbag para la cabeza; asientos delanteros con ajuste de altura, climatizador manual y control de cinturones de seguridad. Lo mejor: multimedia Interface con pantalla color de 6,5´´.
Cochazo, atino a decir. Cuando yo pueda me compro uno.
Indignada, la Ramona, continúa. Cenamos y nos fuimos al departamento de él. Viste que es chiquito. Bueno. Ya tenía esa TV gigante (me tomo el trabajo de describirla: LED serie Z5500 de Sony. Tiene incorporada la función Full HD y un sistema de “cine en casa” en versión 3.1, acompañado por una excelente imagen de un procesador de imagen Bravia Engine 3. Como si fuera poco, trae la nueva función de hibernación, un sistema que se activa para ahorrar energía cuando la pantalla del televisor está inactiva por un determinado tiempo. Para que se caigan sentados, les digo que tiene tecnología DNLA, permitiendo transmitir archivos desde el televisor a la compu), ahora le agregó el sound ron.
Y sí –dije yo-, siendo fanático de la tecnología, como no lo iba a hacer.
Lo que no sabés, Golber, es que compró un Yamaha plano que no ocupa más que un pequeño lugar  y no solo que te da sonido envolvente virtual, sino que el altavoz puede simular diferentes modos de audio, tales como 2.1 o 5.1. También está equipado con sensores de audio para enfocar con precisión el sonido de su ubicación exacta en la habitación.
La verdad que cada vez entiendo menos a las mujeres. Esta chica tiene al lado un tipo que muchas envidiarían y se queja.
Como querés que no me queje. Vimos una película con todo ese sonido envolvente virtual y después me puse la ropita sensual que a él le gusta y lo esperé en el dormitorio. ¿Qué es ese olor espantoso, horrible?, ¡René! (porque René es el nombre de mi amigo, nosotros le decimos José Mensaje), ¿ese olor, qué es?
¡Ah!, me dice el tarado. Para disminuir la caída del cabello me froto el cuero cabelludo con aceite de hígado de pescado y esto tiene que ser preferiblemente de noche, para luego lavarme la cabeza en la mañana siguiente.
Es un estúpido. Mucha tecnología y usa aceite de hígado de pescado para que no se le caiga el pelo.
Así son las cosas. La tecnología no nos soluciona todos nuestros problemas. La verdad que es un estúpido; podía haber usado una loción de ortiga que es menos olorosa (pones a hervir en medio litro de agua una cantidad de hojas de ortiga equivalente a una taza por aproximadamente 10 minutos.  Se deja que repose toda una noche y se frota con ella el cuero cabelludo).
Tengan una semana feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada